Consejos

10 Pequeños Gestos para un Gran Ahorro

10 Gestos Ahorro
Foto de luxstorm en pixabay.com

A veces la suma de pequeños gestos es la que da el mayor resultado. Pero esos pequeños gestos por separado parecen ridículos, así que nunca los ponemos en marcha. Si quieres contribuir a tu seguridad financiera y destinar cada vez más dinero a un fondo para conseguir tus objetivos financieros, no tienes más remedio que poner atención a los pequeños detalles.

“Grano a grano se hace granero”.

Ahora sí, vamos con los consejos:

Gestos para Ahorrar

1 – Instala Regletas con Interruptor

Ya habrás leído y oído bastantes veces el consejo de no dejar los electrodomésticos y aparatos eléctricos en ‘standby’, con el pilotito encendido. En ese estado, aún consumen energía y a lo largo del año se nota. Para facilitar la labor instala regletas de enchufe con interruptor de conexión para poder apagarlos fácilmente.

2 – No abuses de la Temperatura

Por cada grado de más en invierno, o de menos en verano, el consumo de la calefacción o aire acondicionado se incrementa en un 10%. No tiene sentido andar por casa en invierno en manga corta con la calefacción a 24ºC. Regula la calefacción a 20-21ºC y el aire acondicionado a 24-25ºC y ahorrarás de 100 a 200€ al año.

2 – Utiliza bien las Ventanas y Persianas

Durante el invierno, los rayos solares son más horizontales, así que sube las persianas durante el día para que penetren en la vivienda y tendrás un extra de calefacción solar. En verano, baja las persianas durante el día para evitar que penetren los rayos solares y abre las ventanas de noche para refrescar el aire del interior.

3 – Usa los Grifos correctamente

Ciérralos en los intervalos de tiempo que no los uses, abierto consume unos 20 litros por minuto. Para lavarse las manos no es necesario abrirlo al máximo, es suficiente con un chorrito menor. Y en caso de goteo por avería, cortar inmediatamente la  llave de paso del grifo afectado y reparar cuanto antes.

4 – Concentra el trabajo a los Electrodomésticos

Intenta utilizar siempre la lavadora, secadora y lavaplatos a carga completa. El consumo es prácticamente el mismo, así que a menos lavados más ahorro. En el caso de que por alguna urgencia necesitas un lavado a media carga, asegúrate de usar el programa rápido o económico si el aparato lo incluye.

5 – Elige Aparatos Eficientes

No estamos diciendo que te deshagas de tus electrodomésticos antiguos y compres todos con clasificación energética AAA, porque así habría un desembolso de dinero muy elevado y tardaríamos mucho en recuperarlo. Pero, cada vez que se estropea un electrodoméstico y decides cambiarlo, si es buen momento para adquirir uno más eficiente. Lo mismo puedes hacer con la iluminación de la casa.

6 – Cuidado con el Frigorífico

Un electrodoméstico que tiene fama de consumir poco y por eso no le damos importancia: El frigorífico. Pero resulta que funciona 24h al día durante los 365 días del año. Así que cualquier mal uso de éste, al final del año se hará notar. Acostúmbrate a descongelar los alimentos dentro del refrigerador y aprovecharás el frío que desprenden. No metas comida caliente, mejor espera a que esté a temperatura ambiente.

7 – Ahorra mientras Cocinas

Intenta utilizar ollas y sartenes que cubran por completo los fuegos y utiliza tapaderas, que permiten cocinar a una potencia menor. Mucho mejor si se cocina en olla a presión. Si no tienes cocina de inducción, puedes apagar el fuego unos minutos antes y aprovechar el calor residual de la vitrocerámica para terminar la cocción.

8 – Ojo con la Compra

Haz una lista con los productos que necesitas en tu despensa y los necesarios para la comida de toda la semana (importante tener planificado un menú semanal). Ve al supermercado con esa lista, a ser posible en un horario de poca afluencia, y no compres nada fuera de ella. Compara precios entre establecimientos y no caigas en las trampas de marketing como ofertas engañosas. Calcula siempre el precio por kilo, la mayoría de engaños están en juegos con los precios de tarrinas y envases de fruta y verduras.

10 – Deja de usar la frase “Para eso estoy trabajando”

Con esta excusa, nos damos libertad para adquirir cosas innecesarias y la más diversa cantidad de ‘tonterías’ que solo satisfacen nuestro deseo del momento, pero que sabotean poco a poco nuestros planes de ahorro para conseguir nuestros verdaderos objetivos: Cambiar de coche, la educación de los niños, la entrada de una vivienda…

Todos estos pequeños gestos, y muchos otros, no tienen sentido si no partimos de la herramienta base: un presupuesto mensual. Si no tenemos los gastos principales planificados por adelantado, siempre tendremos agujeros por donde se filtrará nuestro dinero sin que nos demos ni cuenta. Un presupuesto mensual nos dejará claro qué necesitamos cada mes, y los próximos gastos que se nos vienen encima. Así tendremos los pies sobre la tierra y no caeremos tan fácil en gastos innecesarios.

Referencias:
Finanzasparatodos.es
Elmueble.com

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here