Consejos

Hijos adolescentes – Cómo mejorar tu relación con ellos

Relación con adolescentes
Foto de martinak15 en flickr.com

A veces pensamos que la etapa de la crianza inicial es dura por la dedicación que requiere, los horarios de sueño irregulares de los bebes, las posteriores rabietas… y es cierto. Pero lo peor está por llegar, y es en la adolescencia cuando necesitaremos más fuerzas para salir adelante.

En la mayoría de casos, cuando los hijos llegan a la adolescencia, las relaciones con los padres se vuelven conflictivas. Los padres se quejan de que sus hijos no escuchan, no saben lo que quieren y les falta disciplina. Estas tensiones continuas convierten la convivencia en una batalla campal diaria y muchos padres no saben como actuar.

¿Por qué ocurre?

Según los expertos, en la adolescencia afloran todos los problemas no resueltos en la infancia. Según sea la relación con los hijos en la infancia, así nos irá en la adolescencia. Gran culpa de los conflictos de la adolescencia derivan de la educación basada en el “porque yo lo digo”  y en la “bofetada a tiempo”, que a parte de no servir para nada, consiguen el efecto contrario al que buscamos.

¿Cómo se soluciona?

Una relación basada en el respeto, el diálogo y la ausencia de “gritos” es la base para conseguir el equilibrio entre padres e hijos.

  • Dedica más tiempo a tu hijo, sentirá que te preocupas por él y la relación irá mejorando.
  • No intentes ser su amigo, aún necesita normas y disciplina que un amigo no le podrá imponer. Mantén tu papel basándote en el diálogo y no en la autoridad.
  • No tomes sus actos como algo personal, en esta etapa necesitan algo de rebeldía y cuestionar la autoridad de sus padres, es un proceso natural. No debemos interpretar sus actuaciones como un desafío directo o que lo hacen para fastidiarnos.
  • Interésate por sus cosas, sus aficiones, sus amigos, la escuela… conversa sobre cosas que le preocupan como su futuro, la sexualidad, o simplemente cosas intranscendentes.
  • Hazle saber sobre tus preocupaciones, que sepa como estás y que te preocupa. Eso le ayudará a comprenderte y a ir madurando.
  • Trátale como si fuera un adulto, aunque sea solo en algunas cuestiones, así le ayudarás a empezar a serlo.
  • Tu lenguaje marca la diferencia, en lugar de utilizar expresiones autoritarias como “No” o “Quiero que hagas”, utiliza otras como “preferiría que hicieras…” o “Estaría bien…”
  • Felicítale por lo que haga bien, y no te centres solamente en corregirle cuando se equivoca, aunque también sea necesario.

Una buena relación de padres y adolescentes estará marcada por el diálogo, hablar, escuchar, observar, comprender y acompañar. De esa forma sacarán lo mejor de si mismos, desarrollarán su autoestima y verán que los aceptamos tal y como son.

Referencias:
About – Adolescentes
ABC – Familia

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here