Consejos

Reducir los Gastos, ¿Pero cómo?

Reducir Gastos
Foto de stevepb en pixabay.com

En la mayoría de hogares la economía simplemente no se controla. Se deja al azar y unos meses por otros vamos saliendo adelante. Un mes tenemos menos gastos y nos sobra un poquito, pero al siguiente vienen facturas extra y nos quedamos cortos, recurriendo al sobrante del mes anterior.

Todo se complica cuando vienen varios meses seguidos con gastos extra y no tenemos sobrante con el que afrontarlos. Así que la solución está en controlar el flujo de dinero entrante y el saliente, de manera que cada mes sepamos con antelación los gastos que tendremos.

Puede que estés pensando que la solución sería ganar más dinero, pero no es garantía de éxito. Quién no sabe administrar 1200 mensuales, tampoco lo hará con 1500 ni con 2000. Hay muchos ejemplos de gente que malgasta fortunas por no llevar un control del dinero.

Así que la solución más inmediata y directa para cualquiera es reducir los gastos.

¿Cómo se Reducen los Gastos?

Para comenzar debemos clasificar los gastos en 3 grupos según su importancia, gastos obligatorios, gastos necesarios y gastos innecesarios o lujos. Así que veamos que son cada uno de ellos:

1 – Gastos Obligatorios

Son gastos que no podemos evitar por las consecuencias que tendríamos al quedar impagados (intereses de demora). Hablamos de hipoteca, cuotas de tarjetas de crédito, préstamo del coche… Su importe suele ser fijo, así que no nos darán sorpresas de un mes para otro.

2 – Gastos Necesarios

Estos gastos son los que cubren las necesidades básicas como alimentación, ropa, electricidad, agua etc. Cuidado con incluir gastos rutinarios que más bien son “lujos disfrazados”… Me refiero al desayuno diario en la cafetería, el cine los fines de semana, la televisión de pago etc. Este tipo de gastos irían en el apartado siguiente.

3 – Gastos Innecesarios

Aquí van todos los gastos que en caso de necesidad se pueden reducir o eliminar sin ningún problema. Además del desayuno en la cafetería, cine… también incluiremos el gimnasio, la peluquería, comer fuera los fines de semana etc. Todo esto que puede parecer necesario para algunos, se convierte en lujo si no se puede hacer frente a los 2 primeros grupos y reservar además algo para el ahorro.

Planifica y Presupuesta

Este es el primer paso para controlar los gastos. Si queremos erradicar las compras al azar y compulsivas, es necesario planificar con antelación que gastos haremos cada mes. De ese modo, no dejamos margen para la improvisación, que es la responsable del aumento de gastos innecesarios. Sin un plan de gastos, cuando pasas delante de un producto y sientes un deseo intenso de comprarlo, no tienes armas con las que razonar y aplazar la decisión de compra. Sin embargo con una planificación de gastos y el hábito de no comprar nada que no se haya planificado, podrías dejarlo pasar, pues no lo necesitas.

  • Haz una lista con tus gastos Obligatorios y Necesarios, valóralos y añade una cantidad que irá destinada al ahorro. Lo recomendable es al menos el 10% de los ingresos, o incluso más, dependiendo del resultado de tus gastos.
  • Si entre gastos obligatorios y necesarios resultan 800 y los ingresos totales son 1200, tenemos un excedente de 400 de donde deducir el ahorro (10%), que serían unos 120. El resto, 280, es lo que se puede dedicar a gastos innecesarios, así que habría que dar prioridad a algunos y eliminar otros.

Negocia y Recorta

Aunque hay gastos que difícilmente se pueden negociar, como la hipoteca o la cuota de la letra del coche. Es importante repasar uno a uno todos los gastos y preguntarnos si es posible negociar un precio menor o cambiar de distribuidor o compañía para reducir las facturas.

Como en esta vida casi todo es negociable, no pierdes nada si propones a tu casero una rebaja del alquiler. También podrías negociar tu contrato de teléfono o cambiar de tarifa o incluso de compañía. Lo mismo se puede hacer con el seguro del coche o con las compras del hogar, eligiendo comercios donde los productos salgan más baratos.

…conclusión

Resumiendo, comienza cuanto antes a clasificar los gastos y planificar por adelantado mediante un presupuesto. Revisa detenidamente cada gasto y preguntándote si es negociable o tiene alternativas más baratas. Paga primero los gastos obligatorios, después los necesarios y a continuación el ahorro. Los gastos innecesarios se dejan para el final y se deben ajustar al dinero sobrante de las anteriores partidas.

Si el endeudamiento es muy alto las cuotas e intereses devorarán gran parte del dinero disponible y te dejarán sin margen para el resto. Plantéate reducir las deudas como primer objetivo si ése es tu caso.

 

Referencias:
Diario las Provincias 
Finanzasparatodos.es 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here